¡Una mesa de trabajo con mucho arte!

En el nuevo estudio sigo organizando el espacio con mi toque personal y hoy quiero compartir con vosotros una idea para aprovechar al máximo el espacio que quedaba bajo mi mesa. El resultado ha sido increíble, mucho sitio para almacenar, para mis piernas y además la mesa la puedo llevar cómodamente donde quiera, sin olvidar que estéticamente sea una pieza bonita e interesante. Aquí están los pasos y consejos. Espero que os guste… Yo estoy ¡ENCANTADA!

1.- El tablero de la mesa es de 120 x 80 cm, y lo más difícil ha sido encontrar unas cajas que se adapten a esta medida, pero después de mucho buscar aparecieron y con un fondo de 24 cm, lo que me deja 72 cm de hueco para sentarme y un fondo libre de 56 cm, más que suficiente para estar cómoda. Una vez planteada la estructura encolé las cajas y las fijé con los gatos hasta el día siguiente.

mesa_idea      mesas_gatos_1     mueble_gatos_2

 

2.- Una vez fijos los tres tramos de cajas (laterales y trasero) los coloqué en el suelo con la parte inferior hacia arriba para unirlos mediante una «U» de tablero contrachapado fenólico de 20 mm, de este modo quedarían bien sujetas y armadas a una base común. A continuación atornillé firmemente y coloqué las ruedas.

mueble_gatos_3     mesa_rueda_baja     mueble_ruedas_2

 

3.- Ahora faltaba fijar el tablero a la parte de arriba. Es un tablero doble, a modo de carpeta con dos bisagras y un bastidor interior que me permite guardar los papeles de 100 x 70 cm sin que sufran hasta que los utilizo en mis trabajos. Sujeté bien los laterales mediante un par de gatos grandes e hice unos taladros finos para atornillar después. Para que los tornillos quedaran al ras del tablero y no dañasen los papeles especiales hice un agujero poco profundo del tamaño de la cabeza del tornillo, esto se conoce como «avellanar».

mueble_taladro     mueble_detalle_1     mueble_vacio_1

 

4.- ¡Ya estaba lista mi mesa de trabajo! Solo quedaba poner las herramientas, materiales, pinceles y demás cosas en esta maravillosa estantería. El acabado es limpio, bello y funcional. Será imposible que se me escapen las ideas en esta mesa tan inspiradora. Colocando un bote alto entre los dos tableros consigo una superficie elevada que hace más cómodo el dibujo, teniendo a mano los lápices en los espacios a modo de mesita que quedan abajo a los lados.

mesa_1_baja     mueble_4_baja     mesa_2_bja

Quienes han visitado mi estudio saben lo importante que es el orden para mí. Desarrollo mi creatividad a través de la escultura principalmente, pero también pinto, hago medalla artística, dibujo, diseño y todo lo que se me ocurre. Si no fuera ordenada estaría buscando lo que necesito durante demasiado tiempo, con esta mesa de trabajo todo está a mano y colocado y puedo ponerla donde me convenga. Necesito un gran espacio para una hacer una escultura monumental, por lo que tener todo con ruedas es la mejor opción para convertir mi estudio en el espacio perfecto para cada ocasión.

Espero que os haya gustado y que podáis aplicarlo si necesitáis ganar espacio. Si queréis ver esta solución y algunas más, podéis visitar mi estudio con cita previa.

¡Un saludo!

mueble_3_baja

 

2 thoughts on “¡Una mesa de trabajo con mucho arte!”

  1. Rody
     ·  Responder

    Me encanta. Super útil, versátil y única. Enhorabuena.

    • Ana Hernando
       ·  Responder

      Muchas gracias por tu comentario, Rody.
      Pronto me animaré y compartiré otros muebles que he transformado, aunque de ellos no tenga el paso a paso.
      Un saludo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

3 × uno =