Somos abrazo.

Sí, eso es lo que somos en esencia. Sí, es lo que he sentido durante el confinamiento al que el coronavirus nos ha sometido. Sí, es lo que echo de menos y lo que anhelamos todos. No importa el país, la cultura, la edad, la condición… Somos abrazo y hoy somos un abrazo que espera.

Hace mucho que no escribo una entrada en este blog, tenía que saber qué decir. No me gusta hablar por hablar, ni hacer por hacer. No solo mi tiempo es valioso… valoro mucho más el que me dedicáis y leer lo que escribo merece que lo haga desde el corazón.

«En un abrazo». 2020. Bronce.

El abrazo ha estado presente en mis obras desde 1992, todo lo que se dice en cada uno tiene mil matices: abrazo al besar, al querer, al mirar; abrazo de madre, de hermano, de amigo, de amante; abrazo que llora, que ríe, que consuela, que desahoga, que acompaña… abrazo que es vida.

Abrazos de 1992 y 1993. Bronce.

En este tiempo de abrazos perdidos, prohibidos, furtivos, fugaces, distantes, soñados, me resisto a rendirme a su ausencia. Ahora recuerdo con más fuerza que nunca aquellos que di cargados de mí, los que me dieron aquellos que me ayudaron a seguir adelante tantas veces, los de celebraciones y duelos… Abrazos que nos cargan las pilas y nos desarman, abrazos que nos diluyen las penas y nos agrandan el gozo. Abrazos sin palabras, sin prisas. Abrazos en los que ofrecemos lo mejor de nosotros sin reservas, latidos compartidos para acompasarse. Abrazos que desnudan el alma para que esta brille. Abrazos que nos esperan y que lo dirán todo… Solo esos importan.

He querido hacer un homenaje a lo que somos en una escultura universal que refleje lo que significa el acto de un abrazo sincero. Una emoción que considero esencial en la vida, pero especialmente en esta crisis en la que el coronavirus aleja nuestros brazos de los que necesitamos y del que los necesita. Si algo hay que recordar de lo que estamos viviendo es aquello que nos hará mejores seres humanos, en definitiva ¿qué otra cosa podrá ayudarnos a superalo?

«Somos abrazo» es un proyecto de siete obras originales en bronce que llevaré a cabo en un metro de altura y que están disponibles para ayuntamientos, instituciones, empresas o particulares que quieran sumarse a él (Solicitar propuesta detallada aquí). También realizaré una serie numerada de veinticinco piezas del boceto. Compartiré el proceso de realización y mis emociones al llevarlo a cabo en las historias de mi perfil de Instagram. Un abrazo vivo para compartir esos sentimientos que no pueden expresarse de otro modo. Un abrazo en el que vernos reflejados hoy y mañana, nosotros y las próximas generaciones, para recordarnos que después de un abrazo así seremos capaces de superar cualquier obstáculo.

«Arte para vivir»… ¿Para qué si no?

Muchas gracias. ¡Un abrazo!

Ana Hernando

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*