Escultura final “Somos abrazo”

Dos meses después de mi última publicación presentando mi proyecto “Somos abrazo”, esta escultura ya es finalmente una nueva obra en mi trayectoria.

Durante este tiempo he compartido el proceso con todos vosotros a través de las historias de mi Instagram @anahernandoarte. Para todos aquellos que llegáis nuevos o que queréis volver a verlas, podéis encontrarlas en las historias destacadas «#somos» de mi perfil. Seréis testigos de cómo hago realidad esta emoción que nos define y nos motiva para seguir adelante, a pesar de los obstáculos que esta pandemia y la propia vida nos presenta.

Como artista siempre he compartido aquello que siento para conectar con esas emociones universales que también siente quien se acerca a mi trabajo. Es importante para mí hacerlo de manera que todos podamos identificarnos, por eso la síntesis de la anatomía, el movimiento y el color son los protagonistas de un lenguaje personal que evoluciona.

El Covid-19 ha puesto sobre la mesa una situación excepcional, con carácter global, que nos pone a prueba. Creo que solo siendo solidarios y dando lo mejor de nosotros podremos adaptarnos, reinventarnos y corregir aquello que nos distraía de lo realmente importante. Valoramos más esas cosas cotidianas que ahora quedan a la espera, tememos ante la incertidumbre de lo desconocido y de cómo encontraremos salida a tantos frentes abiertos. No será nada fácil, pero no estamos solos…

“Somos abrazo” encierra en sí misma dos aspectos fundamentales: la necesidad que como seres humanos tenemos de abrazarnos para dar y compartir consuelo, ánimo, confianza, amor, amistad, alegría, esperanza, fuerza… etc., y la propia emoción de pérdida, miedo, fragilidad, desconsuelo, pena, soledad e incertidumbre. Este abrazo nos presenta de una manera rotunda y vibrante nuestra realidad humana.

La textura y la pátina del acabado final aportan esa fuerza ancestral que ha hecho avanzar a la Humanidad. La síntesis de las dos figuras representan al ser humano en su máxima extensión, sin importar el sexo, la edad, relación, raza o condición. Los brazos abiertos en torno al otro generan un movimiento que acaricia y reconforta, que calma y regenera el alma.

Desde mi visión y sentimientos ante lo que esta pandemia va a significar para todos ahora y en el futuro, no puedo mantenerme al margen. Mi necesidad de crear algo que recoja el dolor y la esperanza, de mostrar que la belleza es medicina, de plasmar una emoción que perdure cuando todo esto pase y vivamos en un mundo distinto, es lo que me ha impulsado a realizar esta escultura, incluso a compartir el propio proceso para, de algún modo, hacerla más presente, más viva y que de este modo su mensaje humanizador aflorase desde los primeros pasos.

Este es un proyecto que ahora presentaré a diferentes ciudades e instituciones públicas y privadas, con el objetivo de fundir siete originales en bronce, para que realmente llegue de manera generosa a dar esperanza y fuerzas donde esté presente.

“Somos abrazo” es una obra que quiere ofrecer a quien la contemple la oportunidad de reencontrase consigo mismo, de creer que es posible seguir adelante y que, desde un rincón de la sierra de Madrid, esta artista quiere hacerle llegar un abrazo sincero que le ayude a creer de nuevo en su capacidad de superación.

En cada una de mis obras hay un pedacito de mí, pero aquí está mi corazón.

Gracias por acercarte a mis obras y sentirlas.

¡Un abrazo! Ana Hernando.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*